La fotografía y la pintura al igual que otras artes siempre han ido de la mano, por su influencia la pintura ha sido el gran apoyo de la fotografía, y en mi caso por influencia de mi compañera en la vida, los prerrafaelita me sirven a mí como inspiración. Se que en estas miniaturas no se podrá admirar la textura de estas imágenes, pero sin duda en ellas hay algo magico. Lara, que así se llama la protagonista de este reportaje, sin duda tendrá un gran porvenir en el mundo escénico. Esta sesión realizada en el bosque, capta toda la magia de esos genios de la pintura.

Un reportaje diferente, para una comunión única.